Eres

Eres un obsequio que la vida me hizo.
Un valioso tesoro que el tiempo puso en mi camino.
Eres un rayo de sol en medio de la tormenta.
Un estar saciada al dormir y despertar con ganas irremediables.
Eres un sorbo de agua para calmar mi sed.
El bocado delicioso para no morir de inanición.
Eres el destino, mi karma, la sombra, la luz…

Lo que no sabes

No sabes como me sangra el beso que lancé al viento.
No sabes como me duele la palabra que no dije.
No sabes como se opacan los ojos cansados en la madrugada tibia.
No sabes como se marchita en mi pecho el corazón de gritar tu nombre en silencio.
No sabes como perdí la cordura en un momento y deseé todo de ti.
No sabes como se paró mi respiración cuando no leí tu mensaje en la mañana.
Y me cansé de buscarte entre la multitud a cada paso.
Y no te encontré nunca…
Te perdí de vista y mis lágrimas corrieron a buscar el piso.
Y nacieron ríos que me hicieron reír, más no feliz.
Y hubo tormentas y recordé tus brazos fuertes.
Y callé para buscar serenidad, solo cerré los ojos.
Ya no más, ya no más!!!

Deseos

Sigues despierto en mi corazón, mientras, mi razón intenta disimular el sentimiento.
Y te desprendes de tu alma para dejarla en mi regazo,
y que alegre asi, mis horas de desaliento.
Siento todo venir,
siento el beso, la lágrima, el amor,
la caricia, el veneno y la lluvia fluir.
Y madrugo en los recuerdos lindos de lo que fue conocerte.
Que la luz del amanecer te lleve lejos,
con tus fuertes alas para batir al viento y que cuando caiga el sol,
tengas esa sonrisa para mi alma
que la mantiene prisionera.

Partida

Una mañana desperté y tu ya no estabas.
La cólera te habia catapultado a las sombras de mi pasado.
Pero yo me habia quedado con la fuerza de tu mirada,
con la paz de tu sonrisa cuando sabías ser feliz.
Me quedé con el aliento que me diste cuando caí
y me ayudaste a levantarme y echar a andar.
Guardo un tesoro y es que pasaste por mi vida
como un huracán desordenando todo
y dejando huellas por doquier.
Estoy en paz, no te haré mal. Ve!